sábado, 12 de septiembre de 2015




 
 
Ha vuelto al mediodía
ese pájaro trémulo
que se posa en la rama
donde la luz invita a cobijarse.


Viene para recordar
los días  que decrecen
el pálido naranja de las flores
que se cierran,
el crepúsculo cielo
derramado de nubes
que esbozan las montañas,
el cambio de estación
que anuncia con su canto.



Qué frágiles sus alas
la inmensa certidumbre
de su efímero vuelo
si intento retenerlo en la mirada.

 


domingo, 17 de mayo de 2015

Camino de infancia

El tiempo es un espejo en que te miras.
Tú ya has entrado en el espejo y andas
a ciegas dentro de él.
(Luis Rosales)

 
Si tuviera que escoger una fotografía
poder parar el tiempo
y, acaso, traspasarlo, elegiría
una de cuando eras un niño
en la que recorremos juntos
el camino a la aldea de todos los veranos.

 
Porque es en esa imagen varada en la memoria,
desde la que contemplo
la fugaz certidumbre de tu infancia,
donde hoy comprendo
que sin apenas darnos cuenta
han pasado los años "mientras tanto".
 

Y ya nada es igual  -y lo sabemos-
ni han vuelto a refulgir con ese brillo
los enjambres de zarzas y de espinos,
ni las babosas y luciérnagas
que descubríamos al pasar,
ni el olor dulce de la hierba
que tan intensamente
nos emborrachaba al respirar.

 
Nada volvió a ser igual que aquel
camino por el que paseábamos
cuando, como al final
del cuento ó de la fábula,
se alzaba como un faro nuestra casa.


lunes, 2 de febrero de 2015

Memoria

 
Agito mi memoria
quizás algo adormecido
en sus ramas durante años
se levante con un rumor de alas
(W. Szymborska)



Palpamos como ciegos la memoria
para reconocer las huellas
de aquellas emociones olvidadas,
para volver a sólidos
inviernos donde el tiempo era infinito,
los fracasos apenas certidumbres
y la vida una página
en blanco llena de preguntas
sin prisa, todavía, en las respuestas.


Porque el mundo era entonces
un punto de fuga inabarcable
y nosotros personajes dispuestos
a llevarnos la historia por delante
persiguiendo, inocentes, 
las cálidas promesas de los sueños.

Agito la memoria porque
es todo cuanto tengo, todo
lo que me va quedando
de invulnerable herencia
cuando los días
comienzan a acortarse
y buscamos la tibieza del sol
para apurar, ávidamente,
la luz de un largo trago.
                               



martes, 11 de noviembre de 2014

Círculos

 

                                                                                                Aunque bien sabía
                                                                                                que es la esperanza la que engendra el miedo                                                                                                 (Angel González)




 


Yo sé del pulso inevitable
que aún ignorándolo
te arrastra de nuevo a un mismo cauce.
 
 
Sé cuando el río se desborda
como un tornado en la tormenta
hasta que el eco
de piedra que se extingue
aleja el temblor de la mañana.
 
 
Y sé que, a pesar del remanso
que sigue a la vorágine,
el curso que te lleva
te conduce, inexorable, hacia
el mismo lugar donde
se entierra la conciencia.
 



 

sábado, 20 de septiembre de 2014

Sueños


Hay sueños desvaídos
que se lleva de golpe la memoria
como pompas de jabón antes
de que podamos atraparlas.
 
Otros nos sobrecogen en medio de la noche
hasta que acude puntualmente
la mañana y nos rescata.
 
Pero a veces algunos son tan nítidos
que se quedan pegados
a la almohada
y atraviesan esquinas y rincones
dejándonos un resquicio de luz,
un reguero de plata,
un río con su curso accidentado,
un hilo condductor del que tiramos.
 
Tal vez son espejismos,  claves
que nos delatan, faros
que nos alumbran y recuerdan
de qué puerto partimos
y a qué lugar llegamos.
 
Sueños como largos abrazos
como piezas del puzle
que inesperadamente nos encajan.
 
 
 
 

lunes, 12 de mayo de 2014


  

                                                                                                       Parece que se aleja huyendo de la orilla,
                                                                                                       pero es el mar el que le dio la espalda
                                                                                                     (Francisco García Marquina)


 
 
 
 
 

Acaso una mañana culminada de ausencia
regreses del lugar sin estaciones
donde los trenes desembocan en vía muerta.

 
Acaso ya no puedas resistir
la herrumbre que cubre la boca
de oxidado silencio, la carcasa de piedra
que contractura el arco de tu espalda,
el mapa de la piel  que esconde la memoria
-inútil trampantojo del olvidado tacto-
para no dejar al aire las vergüenzas.

  
Acaso al fin comprendas
que no existen los héroes
que el tiempo no regresa
que tú no fuiste quien se dio a la fuga 
  

y que solo nos queda contemplar,
como en la infancia, el surco de espuma
que deja la resaca
después del paso breve de las olas.

 

 
 

viernes, 25 de abril de 2014

LECTURA EN ODISEA

Es un placer compartir en mi blog este hermoso cartel de ODISEA POÉTICA donde esta tarde tendré el privilegio de leer  mis poemas  acompañada de dos grandes Poetas.