lunes, 12 de mayo de 2014


  

                                                                                                       Parece que se aleja huyendo de la orilla,
                                                                                                       pero es el mar el que le dio la espalda
                                                                                                     (Francisco García Marquina)


 
 
 
 
 

Acaso una mañana culminada de ausencia
regreses del lugar sin estaciones
donde los trenes desembocan en vía muerta.

 
Acaso ya no puedas resistir
la herrumbre que cubre la boca
de oxidado silencio, la carcasa de piedra
que contractura el arco de tu espalda,
el mapa de la piel  que esconde la memoria
-inútil trampantojo del olvidado tacto-
para no dejar al aire las vergüenzas.

  
Acaso al fin comprendas
que no existen los héroes
que el tiempo no regresa
que tú no fuiste quien se dio a la fuga 
  

y que solo nos queda contemplar,
como en la infancia, el surco de espuma
que deja la resaca
después del paso breve de las olas.

 

 
 

13 comentarios:

Paloma Corrales dijo...

Tan evocador como bello. Un abrazo.

Isolda dijo...

Acaso nadie escriba con tanto sentimiento el paso de las olas. Un poema conmovedor y hermosísimo.
Besos, querida Nines.

Amando García Nuño dijo...

Donde esté el surco que deja la resaca, que se retiren las olas. Al fin y al cabo, el mar es una ficción, solo la espuma nos queda.
Algo más que abrazos, compañera.

Marisa dijo...

Dice mucho este poema.
Felicidades.

Un grandísimo abrazo

Ana Montojo dijo...

Hermoso y profundo, Nines. Estás que te sales. Me encata todo el poema, pero para mí esta estrofa parece que destaca con luces alrededor:
Acaso al fin comprendas
que no existen los héroes
que el tiempo no regresa
que tu no fuiste quien se dio a la fuga
.
Muchos besos

Ana Galán dijo...

Precioso poema Nines, lleno de sentimiento y muy buenas imágenes. Enhorabuena!

Mcarmen Fabre dijo...

Precioso, Nines.

Un beso.

Enrique Gracia Trinidad dijo...

Me apunto a destacar la estrofa que señala Ana Montojo. Es la más sugerente. El resto también me gusta pero... ya sabes, sacaría algunas peguitas (por manía más que otra cosa. Pero está bien, claro que sí. Te veo muy en marcha.
Un beso

Emma Fondevila García dijo...


Me gusta mucho,consigue conmover, que es lo importante. Un abrazo.

Luis Miguel Rodrigo González dijo...

Otro poemazo para el próximo recital.

Un beso fuerte

kynikos dijo...

melancólica espuma que inyectas de sal en la vena del tiempo.
una maravilla siempre.
y un beso.

BEATRIZ dijo...

Pero mientras más tarde mejor, pues ¿qué sigue después de darse cuenta que a eso vamos y que no hay más que esos caminos de espuma que hemos andado? Noooo, mejor sigo soñando.

Tu poema produce reacciones distintas, lo encuentro rico en figuras expresivas.

Saludos y un placer.

fcaro dijo...

Precioso el poema, el enfrentamiento eterno de los dual.