miércoles, 9 de febrero de 2011

Fondo de armario





Los grandes almacenes nos invitan
a cubrir nuestros cuerpos
con el glamour del último diseño.


Nos maquillan el rostro,
las grietas que hacen aguas reclamando
alguna que otra mano de pintura.


"Ocho días de oro" que mantengan
en pie nuestra autoestima
y el fondo embaucador de nuestro armario.


Para no conservar año tras año
sueños sin estrenar que sobrevivan,
quizá en algún cajón, a las polillas.


La  moda es lo que tiene: hay que seguir
sus dictados para llegar a ser
el más perfecto "clon" de temporada.



19 comentarios:

Manuel dijo...

Querida Nines: me parece un poema realmente bueno.

Impecable la métrica y el ritmo. Ya, ya, siempre habrá quien diga que se podría mejorar esto o aquello. Pero a mi me parece muy bueno, hasta en su tema. Nunca se me habría ocurrido brindarle un poema a los "8 días de oro" o similares.

Mi felicitación con un beso.

La Solateras dijo...

Una idea magnífica y original, como todas las tuyas, Nines. Y muy bien desarrollada en cuanto a la forma.

Un beso

María García Zambrano dijo...

Es muy bueno Nines. Yo también tengo un poema que se llama así, Fondo de armario. Enhorabuena compañera! Nos vemos el lunes.

Nines Díaz dijo...

Querido Manuel, como dices siempre se puede mejorar pero llega un momento que hay poner fin al poema y dejar que los demás juzguen. Si el criterio viene de ti, y encima es bueno, me produce una alegría inmensa.

Gracias por tus palabras y un beso fuerte.

Nines Díaz dijo...

Querida Ana, que te guste el poema me llena de orgullo y es la mayor recompensa después de la incertidumbre.. ¡No sabes como te lo agradezco!.

Un abrazo enorme.

Rosa dijo...

Buen retrato de esta sociedad de consumo que nos envuelve, aunque intentemos pasar de largo.

Tendremos que seguir luchando por no llegar a ser ese “clon” de temporada, aunque el tema no es fácil…

“Ocho días de oro para mantener en pié nuestra autoestima” ¡qué bueno!.

Me gusta mucho.
Un abrazo corazón

Nines Díaz dijo...

Gracias por la felicitación, Maria, me anima un montón "compañera".

Hasta el lunes. Un beso

Nines Díaz dijo...

Pues si, Rosa, tendremos que intentar escapar (aunque sea escribiendo poemas...) para no convertirnos en clones como zombis.

¡Me alegra mucho que te haga gustado!.

Hasta el lunes.
Un beso.

Jesús Arroyo dijo...

Nines:
Leído tu poema, estupendo poema, me he largado a los 80. No sé motivo, tal vez porque quisimos romper con los armarios y se hicieron fondos a miles o, simplemente, porque en aquella maravillosa década pertenecí al mundo de la moda (no como modelo, ojo)
UN besito.

Mari Carmen Azkona dijo...

Enhorabuena, Nines, por original, por penetrante. Y mira que odio los grandes almacenes y las rebajas... pero tu poema me encanta.

Gran imagen del mundo fatuo en el que vivimos. Una “Gran pasarela” en la que la autoestima de algunos depende del reflejo que devuelve el espejo o la aprobación de los demás.

Besos y abrazos.

Nines Díaz dijo...

Gracias Jesús, los ochenta sobre todo a partir del 85 fueron un estallido de color, después de tanto gris sufrido, quisimos romper con todo y para eso no había modas.

¡Maravillosa década, estoy de acuerdo!.

Un beso.

Nines Díaz dijo...

Mari Carmen, la verdad que es difícil sustraerse a tanta pasarela y peor todavía que de ella dependa nuestra estima...

Me alegran un montón tus comentarios. Muchas gracias.

Un beso.

Elvira Daudet dijo...

Querida amiga:

Buen poema, sí señora; oríginal, crítico y con un punto de amargor que le da el toque perfecto del buen combinado. He dado un vistazo a la página y te prometo volver.

Gracias por tu sensible comentario.
Un fuerte abrazo
Elvira

Nines Díaz dijo...

Elvira, para mi es un honor que visites mi página y me regales un comentario como el que me dejas.

Te lo agradezco muchísimo.

Un fuerte abrazo.

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

Brillante poema, Nines. Sabes que me parece muy bueno y lo reitero.
Mi abrazo.

Nines Díaz dijo...

Te agradezco mucho tu comentario, Angeles.

Un fuerte abrazo,

Alejandro dijo...

Me ha gustado este poema, Nines. Primero porque me ha hecho reflexionar sobre eso de la moda y lo inútil, a veces, de seguirla. Segundo porque esa convivencia de versos de arte mayor y menor, con sus acentos donde deben, se enredan en un ritmo armónico que hacen bailar.

Un abrazo.

Alejandro

Nines Díaz dijo...

Alejandro, es un placer tu visita y las generosas palabras que me dejas.

Muchas gracias.

Un abrazo.

Enrique Gracia Trinidad dijo...

Ese gran poema merecía estar en un sitio muy alto. Gracias por darnos la ocasión de compartirlo. Besos y admiración