jueves, 5 de mayo de 2011

Duelo marino





Como un pez que intentara
alcanzar la superficie aleteando
en duelo inútil, para acabar
retornando a sus orígenes,
así vuelven las cosas con el tiempo
a las paredes donde habitan.


No han cambiado en la ausencia
las ramas de los árboles vencidas,
el dibujo de su sombra en la acera,
ni los restos sin prisa de la tarde
sobre un cielo en tecnicolor
que aumenta la pantalla de pulgadas.





13 comentarios:

obama dijo...

Precioso, me ha impactado por lo visual y bien construído, enhorabuena.
Además es esperanzador y realista.

Nines Díaz dijo...

Querido Obama:

Me alegra especialmente tu visita y tus palabras. Hay una parte de apoyo rotundo, que te pertenecerá siempre, con la que estoy en deuda.

Un abrazo.

La Solateras dijo...

Nines, cada día escribes mejor. Este poema es una belleza en fondo y forma. Me encanta.

Un abrazo fuerte

Nines Díaz dijo...

A mi si que me encanta que te guste especialmente hoy.

Otro abrazo fuerte.

luismi dijo...

Me sumo al halago, sinceramente.
Escritura de altura.

Felicidades Nines

Nines Díaz dijo...

Gracias, Luismi por tu felicitación. Me alegran mucho tus palabras.

Un abrazo.

Marina Tapia Pérez dijo...

Muy bueno, Nines! y que hermosa la pintura de Marc Chagall que lo acompaña. Te felicito

Nines Díaz dijo...

Que alegría verte por aquí, Marina. Muchas gracias por pasarte y por el comentario que me dejas que para mi es un lujazo...

Un beso.

Nines Díaz dijo...

Marina, acabo de ver que el comentario que te puse el jueves se ha borrado, debido a los problemas de acceso que ha habido con blogger estos días.

Muchas gracias por tu visita y opinión que me han encantado. Un placer saber de ti.

Un abrazo.

Mari Carmen Azkona dijo...

Nines, el duelo, sea en tierra, mar o aire necesita Tiempo...Magnífico e impresionante poema. Enhorabuena.

Besos y un fuerte abrazo.

Nines Díaz dijo...

Mari Carmen, muchas gracias por tu comentario que, como acostumbras, siempre regala una mirada receptiva y generosa.

Un fuerte abrazo.

Elvira Daudet dijo...

Querida Nines:

Qué serenidad envidiable expresa tu bello y delicado poema. ¡Quién la pillara y pudiera hacer suya!

Un fuerte abrazo, como aquel del día primero e inolvidable.
Elvira

Nines Díaz dijo...

Querida Elvira:

Me llena de orgullo contar con tu presencia y opinión en este espacio. Sinceramente es un gran motivo de alegría y motivación por venir de una poeta de tu talla. Muchas gracias.

Un abrazo tan fuerte como ese inolvidable día.