sábado, 25 de enero de 2014

Contraluz




                                                                                                a mi amiga Isabel


Como el pájaro herido que recoge
del aire el soplo necesario
cuando su cuerpo abatido se derrama
regresas del miedo y acaso del olvido
para volver a contemplar desde el impulso
la frágil mariposa de tus alas.

 
Desafías el dolor de todos los pronósticos
a contraluz del agua que refleja
el rostro inacabado de los cielos
y abarcas de nuevo la brisa, la mañana,
el minuto a minuto que aún te queda.

 
Sabes desde hace tiempo que el futuro
es una cita incierta y que la noche
y su temblor de algas te recuerda
ese arco en tensión de donde huyes
por si fueras el blanco de la flecha.

 

 

15 comentarios:

Amando García Nuño dijo...

Has regresado, puede que del miedo y, sin duda, del olvido. Y encima, te has traído todo un temblor de algas.
Habrá que celebrarlo. La Prospe es nuestra.
Abracitos

Ana Montojo dijo...

Siempre te haces esperar y desear, pero acabas volviendo. Puede que del miedo pero nunca del olvido y desafiando el dolor de todos los pronósticos. El futuro es una cita incierta, por eso vive la realidad del presente y cuéntalo en poemas como este.

Magnífico, Nines.

Besos

Isabel Martínez Barquero dijo...

Cómo me ha gustado, Nines.
Tus poemas me llegan mucho, muchísimo. Son pequeñas joyas que admiro con la lectura reposada. Bellos en forma y profundos en contenido.
Un abrazo.

Isolda dijo...

Imposible huir de ese arco en tensión cuando la flecha se dispare. Imposible también no celebrar tu poesía, siempre espléndida y cuajada de certeras imágenes.
Muchos besos, querida Nines.

Marisa dijo...

La cuerda
nos aguarda tensa,
mientras tanto
la vida fluya,
no pensemos.

Un beso

Luis Miguel Rodrigo González dijo...

Bienvenida de vuelta por todo lo alto. Buf, temblor de algas...
Un besazo.

Mariluz Gonzalez Hidalgo dijo...

Qué belleza...
A veces somos el arco en tensión, pero siempre llevamos la diana a la espalda.

Un abrazo desde el Sur :)

Mari Carmen Azkona dijo...

Como dice nuestro querido Luismi, sin aliento no se puede escribir… Y me encanta sentir el tuyo y contemplar este contraluz, que puede que venga del dolor, pero que habla de desafío, de impulso, de brisa… de mañana.

Qué placer siento siempre al leerte, gracias por regresar.

Besos y abrazos.

©Laura Caro dijo...

Te haces esperar, pero cuando regresas, lo haces a lo grande.

A mi también me gustó el temblor de algas. Y brindo por la brisa que nos recuerda la vida cuando nos roza.

Vivamos el presente sin temores.
Lo que haya de venir, vendrá.
Pero nadie puede quitarnos "lo bailao".


Un abrazo inmenso y agradecido.

kynikos dijo...

...temo volver también de vuelos extraños y oblicuos, y largos.
aparco las alas en tu nido lo primero.
¡y vaya si sanan! por la lengua de tus realidades.

un beso, siempre.

Nines Díaz Molinero dijo...


Gracias, Kynicos, por aparcar en mi nido y sobre todo "Bienvenido" (se te echaba de menos).

Gustavo Figueroa V. dijo...

Un tremendo poema con mucho sentimiento!
Saludos desde Suecia.

Enrique Gracia Trinidad dijo...

Cuando tienes cosas que decir, estás en la cresta, querida.
Siempre se te echa de menos.

Nines Díaz Molinero dijo...


Querido Enrique, muchísimas gracias a ti, siempre. ¡No hay aliento mayor que el del propio Maestro!.

Anónimo dijo...

Enhorabuena, Nines, por esos versos encabalgados que tanta fuerza tienen. Al poema, en su excelencia, no se le puede pedir más. Te felicito por ser, a día de hoy, el blanco de la flecha. Un abrazo muy verdadero. Carmina