lunes, 2 de febrero de 2015

Memoria

 
Agito mi memoria
quizás algo adormecido
en sus ramas durante años
se levante con un rumor de alas
(W. Szymborska)



Palpamos como ciegos la memoria
para reconocer las huellas
de aquellas emociones olvidadas,
para volver a sólidos
inviernos donde el tiempo era infinito,
los fracasos apenas certidumbres
y la vida una página
en blanco llena de preguntas
sin prisa, todavía, en las respuestas.


Porque el mundo era entonces
un punto de fuga inabarcable
y nosotros personajes dispuestos
a llevarnos la historia por delante
persiguiendo, inocentes, 
las cálidas promesas de los sueños.

Agito la memoria porque
es todo cuanto tengo, todo
lo que me va quedando
de invulnerable herencia
cuando los días
comienzan a acortarse
y buscamos la tibieza del sol
para apurar, ávidamente,
la luz de un largo trago.
                               



9 comentarios:

Isolda Wagner dijo...

Querida Nines: Hay que agitar la memoria para traer esos recuerdos. Es un poema precioso, que nos iguala a todos, solo que tú lo dices mejor. Bien es cierto, no nos llevams la historia por delante, pero siempre nos quedan días nuevos.
Muchos besos.

La Solateras dijo...

Un poema exquisito, lleno de sensibilidad, como siempre son los tuyos, y también de nostalgia. Con alguna reminiscencia de Gil de Biedma, pero más dulce.

Un beso, Nines.

catherine dijo...

Brindo por ese poema con largos tragos de luz.
Abrazos, Nines.

Mari Carmen Azkona dijo...

Qué poema tan suave, tan delicado… como la serenidad que provoca un paseo en otoño, bajo esa luz que, a pesar de su brevedad, nos ofrece los más hermosos amaneceres del año.

Gracias por agitar tu memoria y compartirla.

Besos y abrazos.

Luis Miguel Rodrigo González dijo...

INMENSO. Felicidades Nines. Un besazo

carmen jiménez dijo...

Un placer leerte Nines. Como siempre. Un beso.

Amando García Nuño dijo...

He esperado que fuera tu cumpleaños para poner el comentario: así hago una felicitación 2x1, ya sabes, tiempo de rebajas.
Porque este poema es para felicitarte, Nines. Toda la evolución de las imágenes, y el ritmo que las sustenta, es antológico. Pasaría por autoría de cualquier de los capos del 50 o de la experiencia. Resalta, a mi juicio, la segunda estrofa y su poética hilación con el comienzo de la tercera, incluido ese mágico cambio de sujeto verbal.
Lo mejor que te he leído nunca, tu progresión es ejemplar, supongo que reflejo de tus buenas lecturas y tu esfuerzo.
Un abrazo, especial. Y felicitación doble, o múltiple.

Marisa dijo...

Es la memoria
el cálido rincón
al que volvemos
para recordar
felices sueños.

Precioso Nines.

Un abrazo muy grande

María Socorro Luis dijo...


Un poema de impecable belleza. Con la nostalgia que va dejando el huír del tiempo.

Abrazo poético