martes, 15 de octubre de 2013

Paria



De nada sirve volver a recordar
la larga retahíla de argumentos
que tan solo consiguen
dejar al aire la conciencia.
 
Ni que en legítima defensa
nos libere de culpa la barrera
de la franja enemiga que ocupamos.

Se trata de sentirnos victoriosos
en contiendas mil veces ensayadas
resguardados del frío de la lluvia
y de la ciega noche cuando caiga.
 
Sin embargo olvidamos que el único enemigo,
ése que levanta un muro de silencio
de sólida amalgama,
deambula por el día como un paria
sin extender la mano
y si acaso de noche -sonámbulo inconsciente-
se adueña de nosotros como animal hambriento
rebañando a escondidas
hasta  las sobras de los sueños.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

18 comentarios:

La Solateras dijo...

¡Aleluya, aleluya! ¡Nines vuelve a escribir! Y con una joya como esta.

Magnífico poema, Nines. Ha merecido la pena la espera.

Un beso fuerte

Paloma Corrales dijo...

Qué grande, Nines. Beso.

Manuel dijo...

Magnífico poema para este regreso, Nines. espero que tu ausencia solo haya respondido a un periodo de descanso.

Un beso con muchas ganas de volver a verte.

Nines Díaz Molinero dijo...


Así es, Manuel. Afortunadamente ya estoy recuperada de los problemas de salud que me han mantenido alejada del blog y espero volver a compartir y disfrutar de vuestra buena compañía y poesía.

Un beso muy fuerte a todos y muchas gracias por esta calurosa bienvenida.

Isolda dijo...

Ay Nines, qué gran poema! ¿Te parece poco dejar al aire la conciencia? En eso nos dejas a los que te leemos.
No importa si tardas o no; escribes tan bien y con el corazón, que se alargan los poemas en el tiempo.
Muchos besos, siempre.

Nines Díaz Molinero dijo...

Querida Isolda:
Esta vez me ha costado mucho arrancar pero con lectoras como tú se recuperan las ganas de seguir intentándolo.
Muchas gracias con un grandísimo abrazo (siempre). Espero que podamos vernos pronto.

Luis Miguel Rodrigo González dijo...

Bendita la hora.

Te mandé un mail preguntando cómo estabas.

Ya veo que recuperada al 100%

Un beso enorme.

Nines Díaz Molinero dijo...


Gracias, Luismi por ese cariñoso correo que recibí y por encontrarte de nuevo aquí.

Otro beso con muchísimo cariño.

Mari Carmen Azkona dijo...

Mi querida Nines, en un magnífico poema, sin duda, y lo leeré con más detenimiento más adelante, pero ahora solo puedo emocionarme con tu regreso. Te he echado tanto de menos… Y ahora, dicho esto, a deleitarme con tus versos.

Besos y abrazos.

Nines Díaz Molinero dijo...


Querida Mari Carmen, la que se emociona soy yo con tu generosa acogida tan incondicional y motivadora siempre (y tan necesaria). Mi agradecimiento y cariño con un abrazo inmenso.

©Laura Caro dijo...

Me ha encantado, Nines...

Deja ese sinsabor que remueve la conciencia y está magistralemente escrito.

Un beso enorme.

Nines Díaz Molinero dijo...


Laura, qué alegría tu comentario, tu visita y tu reseña en FB. Gracias, siempre, por el apoyo que me has brindado.

Un abrazo muy fuerte.

Maria Sangüesa dijo...

Excelente poema, remueve las entretelas del alma. Un beso muy grande.

Nines Díaz Molinero dijo...


Gracias, María, es un placer volver a encontrarte en mi blog.

Un gran abrazo.





Amando García Nuño dijo...

Volvió la exiliada, traspasó el muro de silencio. Voy a tomar algo para celebrarlo.
Abrazos, siempre
Pero, por favor, ¿podrías quitar el verificar de caracteres en nuestros comentarios? Es un incordio.

Nines Díaz Molinero dijo...


Eso es más difícil que escribir poesía... ¿Cómo se hace? Ahora mismo lo intento. Celebraré igualmente tu cariñosa bienvenida a este espacio. ¡Salud!

Gracias, Amando y un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Al término de la jornada no hay mejor descanso que un buen poema. Ya sabes que me alegro siempre de encontrarte y, después de tu largo silencio, no puedo por menos que felicitarte. Intensísimo poema, y duro... pura catarsis. Creces, Nines, creces y eso, a veces duele, pero alivia. La palabra te asiste, poeta! Un gran beso. Carmina

Nines Díaz Molinero dijo...


Me emociona y halaga profundamente el comentario de una poeta referencia como tú a la que tanto debo y admiro. Como tan acertadamente dices "a pesar del dolor, escribir alivia cuando conseguimos que la palabra nos asista" y en esta ocasión doy fe de que así fue.

Gracias, siempre, Carmina.